Las 5 diferencias entre aislamiento y cuarentena

0

Las 5 diferencias entre aislamiento y cuarentena

 

Por desgracia, la pandemia de COVID-19 ha hecho que los conceptos de cuarentena y aislamiento formen parte de nuestra vida. Pero todavía existe confusión acerca de las diferencias entre términos.

Actualmente, con la situación de pandemia, es necesario actuar con responsabilidad y saber cómo proceder correctamente en cada circunstancia. Así pues, dependiendo si somos positivos o no, debemos aislarnos en el primer caso o hacer cuarentena si aún no tenemos confirmado el resultado de la prueba. Del mismo modo también influyen otras variables como tener la pauta completa de vacunación, no tener síntomas o haber tenido la enfermedad en los últimos 3 meses.

De esta forma, los dos procedimientos tienen como finalidad separar a los posibles positivos y a los sujetos que ya tienen la enfermedad para que el virus no se siga propagando, pero presentan algunas diferencias. Como hemos mencionado, el aislamiento lo realizan sujetos positivos durante un periodo mínimo de 10 días; en cambio, la cuarentena la hacen los individuos sin resultados confirmados, que tienen síntomas o que no están vacunados, quedándose en casa durante 14 días y controlando su estado.

En este artículo, te planteamos las principales diferencias entre cuarentena y aislamiento para que sepas cuándo debes realizar cada proceso y cómo debes proceder en cada uno, cuántos días durará o qué medidas de seguridad debes tener.

 

Cuarentena vs aislamiento: ¿en qué se diferencian?

Sabemos que el virus que causa la Covid 19 se propaga muy rápida y fácilmente. Por este motivo, si hay sospecha de enfermedad, como por ejemplo por contacto con una persona positiva en Covid 19 o se le ha confirmado que tiene la enfermedad, será necesario que la persona se separe del resto de la población, ya sean desconocidos o familiares.

Con el propósito de separar al individuo hay dos posibilidades que tienen la misma finalidad de mantener distante al sujeto pero el motivo y procedimiento es distinto, estas son la cuarentena y el aislamiento. De este modo, no debemos confundir los términos ya que no se pueden usar como sinónimos y será fundamental que conozcamos en qué consiste cada uno y cuándo realizarlos para actuar correctamente y no poner en riesgo a nuestro entorno ni a nosotros mismos.

Para que te sea más fácil distinguir uno de otro, a continuación te citaremos y explicaremos las principales diferencias que existen entre hacer cuarentena y aislarse.

1. ¿A qué sujetos va dirigido cada procedimiento?

Una diferencia importante entre los dos términos consiste en saber a quién van dirigidos, así pues, en el caso de la cuarentena, los sujetos que la deben realizar son los que muestran mayor posibilidad de contagio, ya sea porque han estado en alguna localización o sitio con muchos casos positivos o porque han estado en contacto con un sujeto que tiene la enfermedad, pero en todo caso él, la persona que hace la cuarentena, aún no presenta síntomas y no es positivo en Covid 19.

¿Cuándo consideraremos que hemos tenido un contacto estrecho con un sujeto con coronavirus? El Ministerio de Sanidad español define el contacto cercano cuando el personal sanitario, familiares u otras personas hayan realizado cuidados a un individuo con Covid sin respetar las medidas de protección adecuadas. Así mismo, en términos generales se hablará de contacto estrecho si hemos estado en el mismo lugar a menos de 2 metros de distancia, durante más de 15 minutos y sin utilizar mascarilla.

Contrariamente, harán aislamiento los individuos que están enfermos o han dado positivo en la prueba para detectar la Covid 19, es decir, en este caso sí que hay certeza de que el sujeto tiene el virus.

 

2. ¿Cuál es el objetivo del procedimiento?

Así pues, ya sabemos que en los dos casos la finalidad principal consiste en reducir la transmisión o contagios de la enfermedad, pero cada procedimiento muestra alguna matización.

En el caso de la cuarentena, como hemos dicho, va dirigida a gente que tiene mayor riesgo de presentar la enfermedad, es decir, tiene mayor posibilidad respecto a la población general de tener la Covid 19, pero no hay certeza de ello porque no muestra síntomas ni ha dado positivo. Por esta razón, el objetivo de la cuarentena es separarlo para controlar y ver cómo evoluciona el individuo, si finalmente se encuentra mal y así prevenir que si es positivo contagie a otros.

En cambio, el objetivo del aislamiento, como es obvio también consistirá en disminuir los contagios ya que sabemos con seguridad que es positivo, pero servirá para mantener separados a las personas que ya presentan la enfermedad, aunque sus síntomas no son tan graves como para estar hospitalizados, de este modo se quedarán en casa para controlar cómo evoluciona su estado y en caso de que empeore pedir ayuda médica.

3. ¿Cuándo no será necesario que realices el procedimiento?

En este punto nos referiremos si hay algún motivo que haga que no sea necesario realizar el aislamiento o la cuarentena. En el primer caso, el aislamiento, es fácil de saber, puesto que como el sujeto tiene la enfermedad será obligatorio realizarlo siempre y en ninguna circunstancia se librará.

En contraposición, en el caso de la cuarentena sí que existen excepciones que harán que el individuo no necesite quedarse en casa, en el caso que tenga toda la pauta de vacunación completa, es decir, se ha puesto todas las dosis requeridas y no presenta ningún síntoma. Del mismo modo, tampoco será necesario que realicen cuarentena las personas que hayan dado positivo en los últimos 3 meses, siempre y cuando no muestren síntomas y se encuentren bien.

4. ¿Cuánto tiempo dura cada proceso?

Dado que el motivo e individuos a los que va dirigido cada proceso varía, también será distinto el tiempo que requerirá cada uno de ellos. De esta forma, en el caso de la cuarentena donde el sujeto, como ya apuntamos, no tiene constancia de que tenga la enfermedad, si tiene toda la pauta completa no será necesario que haga cuarentena sinó tiene ningún tipo de malestar, deberá esperar entre 3 a 5 días para hacerse la prueba tenga o no tenga síntomas y requerirá que se ponga la mascarilla en lugares públicos cerrados durante 14 días después de tener el contacto o la exposición al virus o hasta que se realice el test y este dé negativo.

En caso de estar expuesto al virus y no tener la pauta completa de la vacuna sí que será obligatorio hacer la cuarentena y quedarse en casa durante 14 días posteriores al contacto con la persona no Covid 19. En este proceso deberá vigilar si desarrolla síntomas, controlando que su temperatura no alcance los 38 ºC, así como si tiene mucha tos o le cuesta respirar. Si finalmente da positivo será necesario que realice el otro proceso y se aísle.

En referencia al aislamiento, si el individuo muestra malestar deberá quedarse en casa al menos durante 10 días, contando como el primero el día donde empezaron los síntomas, estar mínimo 24 horas sin fiebre y sin haber tomado ningún fármaco para disminuirla y que los síntomas que tenía hayan mejorado. Si ha dado positivo en la prueba pero no se encuentra mal, será primordial que se aísle en casa durante al menos 10 días, contando el primero en el momento que le confirman que es positivo y en caso de que termine por presentar síntomas deberá realizar el proceso ya mencionado, cuando se tiene la enfermedad y malestar.

5. ¿Cómo actuar en casa?

De este modo se recomienda realizar medidas preventivas o de seguridad en caso de vivir con más gente para evitar contagiarlos si aún no lo están. Durante el periodo de cuarentena es óptimo que se mantenga una distancia mínima de 1,80 metros, que serían unos 6 pies, con respecto a los otros habitantes de casa, estarse en una habitación separado en la medida de lo posible, lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente o si no es posible usar gel hidroalcohólico, intentar tocarse la cara lo menos posible y desinfectar las superficies de la casa para evitar que el virus quede en ellas.

Referente al aislamiento, donde el sujeto ya presenta la enfermedad las medidas recomendadas serán más restrictivas. Así pues, intentaremos permanecer otra estancia y si no es posible debemos mantener la distancia de seguridad de 1,80 metros, antes mencionada, en esta circunstancia también tendremos que llevar puesta la mascarilla, a poder ser de tipo quirúrgica, así como también nos la pondremos cuando alguien nos traiga algo y el contacto sea más estrecho. Del mismo modo, procuraremos lavarnos frecuentemente las manos y desinfectar los muebles y objetos que el contagiado haya podido tocar.

Apuntar que en caso de que podamos salir porque estamos vacunados y no mostramos síntomas, debemos tener en cuenta que la distancia de seguridad recomendada, antes apuntada, varía según la actividad que realicemos, así si estamos en el exterior y hay aire será mejor aumentar la distancia a 4 o 5 metros ya que las partículas que expulsamos cuando estamos en movimiento se quedan flotando durante un tiempo, siendo más probable que nos lleguen si hay aire. De igual forma, si corremos o vamos en bicicleta la separación requerida será de 10 metros.

Leave A Reply